CARCINOMA DIFERENCIADO DE TIROIDES METASTÁSICO: ANÁLISIS RETROSPECTIVO DE PACIENTES TRATADOS CON INHIBIDORES DE LA TIROSIN KINASA EN NUESTRO CENTRO.


Introducción: El cáncer diferenciado de tiroides (CDT) por lo general tiene buen pronóstico. Menos del 5% de los casos tiene una conducta agresiva manifestada como metástasis, pobre y/o nula captación de yodo y antes del empleo de inhibidores de la tirosín kinasa (ITK) para este pequeño grupo las opciones terapéuticas eran muy limitadas. Mostraremos nuestra experiencia con ITK.

Objetivo: Análisis descriptivo de 5 pacientes con CDT metastásico resistente a yodo radiactivo tratados con ITK (2009-2012).

Metodología:
Análisis retrospectivo de 5 pacientes. Estadiaje tumoral por clasificación AJCC. Los datos se presentan como media ± DE y números crudos (%).

Resultados:
4 (80%) de los pacientes son mujeres. La edad media al diagnóstico de CDT fue de 50 ± 8 años. La extirpe tumoral fue 2 (40%) folicular, 1 (20%) papilar y 2 (40%) mixta. A 3 (60%) pacientes se les trató de forma inicial  mediante tiroidectomía total con linfadenectomía y a 2 (40%) sólo se les realizó tiroidectomía total, siendo la resección tumoral completa en el 100% de los casos. Sólo un paciente no recibió tratamiento ablativo inicial con radioyodo. Estadiaje tras la tiroidectomía y ablación inicial: 3 (60%) se encontraban en estadío IV y 2 (40%) en estadío III. Sólo un paciente tenía metástasis pulmonar en el momento del diagnóstico inicial. La dosis media acumulada de yodo I-131 antes de inicio de tratamiento con ITK fue de 859 ± 398  mCi. La edad promedio al inicio del tratamiento con ITK fue de 58 ± 6 años. Todos los pacientes fueron tratados con Sorafenib como terapia de 1ª línea, y en una segunda línea se empleó el Sunitinib excepto en un paciente. El tiempo medio de tratamiento con Sorafenib fue de 14 ± 8 meses, con una probabilidad de permanecer libre de progresión con Sorafenib (calculado mediante Kaplan-Meier) de 40%. La media de  tratamiento con Sunitinib fue de 6 ± 5 meses. La tiroglobulina sérica permanece invariable pre y postratamiento con ITK. Actualmente solo un paciente presenta enfermedad estable, en 3 hay progresión y un paciente ha fallecido como consecuencia de las metástasis diseminadas. 

Conclusiones: El Sorafenib y Sunitinib parecen ser efectivos en pacientes con CDT metastásico y progresivo no subsidiario de tratamiento con yodo radiactivo aumentando la supervivencia libre de progresión.  Aunque está descrito en la literatura la disminución de niveles de tiroglobulina en relación con la estabilización radiológica, en esta pequeña serie de pacientes no hemos podido observar dicha relación.