DIFERENCIAS ENTRE PRESCRIPCIÓN DIETÉTICA Y REQUERIMIENTOS NUTRICIONALES EN PACIENTES HOSPITALIZADOS


Introducción: La dieta es una parte importante del tratamiento médico durante el ingreso hospitalario. El código de dietas, su composición y su ajuste a los requerimientos normalmente no se tiene en cuenta por los responsables de su prescripción. Esto es especialmente importante en pacientes con riesgo nutricional.

Objetivos: 1) Describir los tipos de dieta prescritas en el hospital. 2) Valorar las diferencias entre la dieta prescrita y los requerimientos energéticos (RC) y proteícos (RP). 3) Valorar el ajuste a los requerimientos tras prescripción de suplementación oral.

Material y Métodos: Se realizó un estudio descriptivo de 647 pacientes (ingresados en el Hospital Clínico Universitario de Valladolid en los que se solicitó soporte nutricional. Se valoró el tipo de dieta prescrita y su contenido calórico y proteíco medio diario; así como el aporte energético y proteíco con suplemento oral nutricional (SON) pautado. Se estimó el gasto energético total mediante la ecuación de Harris-Benedict en pacientes con IMC <27 kg/m2 y la ecuación de Mifflin-StJeor en aquellos con IMC>27 kg/m2. Se estimaron los requerimientos proteícos mediante el peso actual multiplicado por factor de estrés ajustado a la patología. Se valoró la diferencia de medias mediante el test t de Student para muestras apareadas en caso de variables normales (media (DS)) y el test de Wilcoxon para variables no normales (mediana (AI)).

Resultados: De los 647 pacientes un 58% fueron hombres y un 42% mujeres. La mediana de edad fue de 77 (63-84) años. Existió una diferencia significativa entre el contenido calórico de dieta 1800 (1500-1800) kcal y los requerimientos calóricos 1526 (1350-1721) kcal (p <0,01); así como en el contenido proteíco de dieta 56 (36-60) gramos respecto a los requerimientos 71,5 (60-71,5) gramos (p<0,01). Al añadir la SON también existió una diferencia significativa entre el consumo calórico oral (CalD+S) 2260 (2130-2460) kcal (p<0,01); y en el contenido proteíco oral (Prot D+S) 78,45 (61,2-99) gramos (p<0,01). Las diferencias en función del tipo de dieta se muestran en la tabla 1.

 

%

Calorías

(kcal)

RC

(kcal)

Cal D+S

(kcal)

Proteínas

(gramos)

RP

(gramos)

ProtD+S

(gramos)

Líquida

7

400*

1618 (278)

880*

(800-1060)

0*

72,12 (16,5)

32*

22,4-37,6)

Semiblanda

3,6

1200

1661 (373)

1680

(1600-1815)

24

77,01 (20,7)

46,45*

(42,6-61,6)

Pastosa

33,1

1800*

1475 (285)

2460*

(2175-2460)

36*

67,85 (17,4)

71,64

(56,6-76)

Odontológica

9,9

1800*

1585 (305)

2460*

(2200-2460)

70

74,74 (23,5)

107,6*

(90,6-110)

Blanda

12,7

1600

1593 (281)

2080*

(2000-2260)

60*

73,83 (18,8)

82,5*

(80,4-100)

Hipograsa

14,7

1500*

1637 (302)

2160*

(1980-2160)

56*

78,95 (21,1)

93,60*

(78,4-96)

Metabólica

5,4

1800*

1679 (303)

2280*

(2200-2460)

70*

81,49 (20,4)

92,5*

(88,6-107,6)

Libre

13,8

2200*

1610 (327)

2680*

(2600-2860)

83*

71,47 (20,6)

107,75* (101,60-123)

Conclusión: 1) La prescripción de dieta oral se encuentra ajustada en cuanto a contenido calórico aunque existe un defecto en la cantidad proteica de las dieta. 2) El defecto se corrige al añadir SON pero con un exceso calórico 3) Existe una prescripción más elevada de dieta pastosa e hipograsa lo que conlleva un aporte calórico y proteíco por debajo de la media corregido por la suplementación.