RIESGO CARDIOVASCULAR SEGÚN SCORE Y GUÍA EUROPEA PARA EL MANEJO DE LA HIPERTENSIÓN ARTERIAL EN PACIENTES CON DIABETES MELLITUS


OBJETIVOS:

1.- Conocer el perfil clínico y terapéutico de los pacientes con Diabetes Mellitus.
2.- Valorar el riesgo cardiovascular (RCV) según las tablas de estratificación SCORE y Guía Europea para el manejo de la hipertensión arterial (GEH) en pacientes con Diabetes Mellitus.

MATERIAL Y MÉTODOS:

Diseño: estudio descriptivo transversal.
Ámbito de estudio: Zona Básica de Salud Ávila Norte.
Población de estudio: 89 pacientes con Diabetes Mellitus que acudieron a la consulta de Atención Primaria por cualquier motivo. Muestreo no probabilístico consecutivo.
Variables de estudio: edad, sexo, HbA1c, tratamiento farmacológico (antidiabéticos orales y/o insulina), ITB, complicaciones microangiopáticas y macroangiopáticas, hipertensión arterial (HTA), dislipemia, IMC, perímetro abdominal, tabaquismo y RCV según SCORE y GEH.
Análisis estadístico:
• Univariante: variables categóricas mediante frecuencias absolutas, relativas e IC95% y cuantitativas con distribución normal mediante la media, desviación típica e IC 95%, mientras que las que no seguían una distribución normal mediante la mediana, rango intercuartil e IC 95%.
• Bivariante: comparación de medias entre dos muestras independientes con la prueba t-Student, la de medianas con la prueba de Mann-Whitney y la de proporciones con la prueba Chi-cuadrado de Pearson.
• Todas las pruebas se han realizado con un nivel de confianza del 95% a nivel bilateral. Programas estadísticos: SPSS v.15.0 y Epidat versión 3.1.
Aspectos éticos: en todo momento se ha respetado la Ley de Protección de Datos de carácter personal (Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre), así como las normas de Buena Práctica Clínica vigentes y los requisitos de la Declaración de Helsinki.

RESULTADOS:

La media de edad fue de 67 años (IC95%: 64,4-69,6), siendo el 55,1% hombres y el 100% tenían DM tipo 2. El 38,2% mostraron un buen control de la HbA1c (<7%), siendo la media de la HbA1c de 6,9 (IC95%: 6,7-7,1).

El 66,3% tenían HTA, 71,9% dislipemia, 84,3% sobrepeso u obesidad, el 60,7% obesidad abdominal y el 14,6% eran fumadores. En cuanto a las complicaciones microangiopáticas el 11,2% presentaban retinopatía diabética avanzada, el 12,4% nefropatía subclínica y el 11,2% clínica. Respecto a las complicaciones macroangiopáticas el 6,7% habían sufrido un evento cerebrovascular, el 7,9% cardiovascular y el 3,4% tenían arteriopatía periférica, existiendo en el 12,6% un ITB patológico.

Con respecto al tratamiento, el 73% tomaban algún antidiabético oral (57,3% tomaban uno, el 12,4% dos y el 3,4% tres), siendo las biguanidas las más prescritas (62,9%) seguidas de las sulfunilureas y glitazonas (cada una un 9%) y los análogos del GPL-1 (6,7%). El 14,6% utilizaban insulina.

Las únicas diferencias estadísticamente significativas (p<0,05) observadas en función del sexo fueron las del IMC (media en mujeres: 30,4 kg/m2 y en hombres: 28,1 kg/m2), de la HbA1c (media en mujeres: 7,1% y en hombres: 6,7%), del HDL (media en mujeres: 48,3 mg/dL y en hombres 43,7 mg/dL), de la creatinina plasmática (mediana en mujeres: 0,73 mg/dL y en hombres: 0,94 mg/dL), de la obesidad abdominal (mujeres: 80% y hombres: 44,9%) y del tratamiento con insulina (mujeres:25% y hombres: 6,1%).

Según SCORE el 18% mostraron un RCV bajo (<2,5%), un 16,9% intermedio (2,5%-4,9%) y un 65,2% alto (> 5%). Según GEH el 2,2% presentaban un RCV bajo (referencia + bajo), el 7,9% intermedio (moderado) y el 89,9% alto (alto + muy alto). De los casos clasificados como RCV bajo según SCORE, el 12,5% coincidían con la GEH, sin embargo, un 12,5% la GEH los clasificaba como intermedio y un 75% como alto (p<0,05). De los casos clasificados como RCV intermedio por SCORE el 26,7% coincidían con la GEH, sin embargo, un 73,3% la GEH los clasificaba como alto (p<0,05). De los clasificados como RCV alto según SCORE el 98,3% coincidían con la GEH, sin embargo, un 1,7% la GEH los clasificaba como intermedio (p<0,05).

CONCLUSIÓN: en Castilla y León se utiliza de forma sistemática la tabla SCORE para la valoración del RCV, que predice el riesgo de mortalidad cardiovascular en los próximos diez años. Tres cuartas partes de los pacientes con riesgo bajo e intermedio de mortalidad cardiovascular presentan un riesgo elevado de eventos cardiovasculares como indica la GEH. Por ello, es necesario que para los pacientes con SCORE bajo o intermedio, debería aplicarse también la valoración de evento cardiovascular según las recomendaciones de la GEH, con el fin de instaurar un correcto plan terapéutico.